Laga

Laga

Las playa de Laga, cuyo nombre se lo da el arroyo que desemboca en sus aguas, se en-cuentra encajada entre el Peñón de Ogoño y el Cabo de Antzora, interrumpiendo la continui-dad de nuestra costa acantilada. Con sus 574 m de longitud de dorada arena probablemente sea una de las playa más conocidas y visitadas de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai

Curiosidades Históricas

Pero no siempre ha sido tan famosa, era más bien una playa para los del entorno; principalmente para los de Ibarrangelu. Aunque también hubo quienes descubrieron el placer de disfrutar de su belleza. Entre otros, en 1930 las juventudes del Alpino Club y Club Deportivo de Bilbao escogieron este precioso paraíso para acampar durante los meses de verano. También existió entre 1952 y 1969 un campamento permanente de la O.J.E. (Organización Juvenil Española) en lo que hoy es el parking.

Seguramente los jóvenes que acampaban en Laga sabrían nadar, pero lo cierto es que no toda la población sabía cómo desenvolverse en el agua sin temor a ser engullido por el fuerte oleaje. Por eso, y por la creciente visita de bañistas, aproximadamente en 1840-50 surgió la figura de los bañeros. Estos hombre y mujeres acompañaban a los bañistas al agua indicándoles por dónde debían entrar al agua y cómo debían hacerlo. También era frecuente el uso de una estacha (cuerda) como ayuda para entrar al agua. Más adelante, ya en 1966 se impulsa la creación del primer servicio de socorristas de Urdaibai, con valientes y ávidos nadadores y nadadoras de los pueblos de alrededor.

¿Surf en Laga? Seguramente en nuestro imaginario nos vienen a la cabeza a australianos y californianos que, en búsqueda de la mejor ola, encontraron en este rincón un paraíso sin explotar. Pero lo cierto es que aunque el surf como deporte consolidado llegó con estos aventureros, en Laga hay constancia de gente que realizaba planking en las olas, allá por 1935. Vamos, que ya intuimos nosotros que las olas no solo significaban miedo, sino también diversión. Para saber más podéis pinchar aquí.

Y hablando de surf, hablemos de las corrientes que modelan la playa y que son consecuencia del oleaje que principalmente proviene del noroeste. El embate del oleaje genera corrientes circulares que discurren unas en sentido de las agujas del reloj y otras en sentido contrario. Cuando estas corrientes se juntan generan las llamadas zonas de resaca donde existe una intensa corriente que se dirige hacia mar adentro. Son zonas especialmente peligrosas para los bañistas poco experimentados. Por eso la importancia de los bañeros cuando todavía aprender a nadar no se consideraba importante.

Las opciones de ocio en Laga eran diversas y para aquellos que el placer no estaba ligado a la adrenalina, existía la opción de disfrutar de un rico aperitivo en la taberna La Chulapona. ¿Os suena? Además de comida La Chulapona ofrecía un servicio algo peculiar: baños de algas. Quizás hoy en día se nos haga algo raro pero estos baños de algas eran habituales desde finales del siglo XIX hasta los años 50-60 y es conocido también que los habitantes de Ibarrangelu recogieran algas para venderlas a empresas de cosméticos.

La belleza de Laga también deslumbró a poetas, como el autor portugués Eugenio de Andrade, quién en su visita a Urdaibai en 1961 dedicó un poema a este paraje llamado Canción Escrita en las arenas de Laga, en el poemario titulado Mar de Setembro, escrita entre 1959-1963. Existe una canción con la letra del poema. Aquí tenéis el enlace para que disfrutéis de sus versos.

Aunque Laga no solamente fue escenario de jolgorio y disfrute, sino también de episodios que recuerdan más bien a la guerra. Quizás recordéis que en 2013 y 2015 fue noticia la aparición de explosivos en la playa. Esto se debe a que entre 1926 y 1980 los mecánicos de la fábrica de armas de Gernika, y después de Markina, lanzaban proyectiles de mortero Esperanza inertes, esto es, sin carga, en la playa y por eso hoy en día, cuando los fuertes maretones descargan su furia contra nuestras costas y revuelven la arena, aparecen estos proyectiles.

Curiosidades Naturales

La playa dunar de Laga cuenta con un importante patrimonio natural que bien merece la pena conocer, y conociendo, protegemos. Empezamos por la geología ¿No os parece curioso que entre tanto acantilado se haya formado esta playa?

Esa pregunta está directamente relacionada con los materiales que la conforman: las blandas arcillas triásicas. Al ser materiales poco resistentes, el mar va poco a poco desgastándolas creando esta hermosa bahía que permite la acumulación de arena. Pero no todas las arenas de las playas de Urdaibai son iguales. Concretamente los granos de la arena de Laga son de mayor tamaño, por ejemplo, que las de Laida, por estar mucho más expuesta al oleaje y esto hace que los granos más pequeño sean arrastrados por el oleaje y se queden los más gruesos.

Y siguiendo con la arena, no escapa a la vista que el acceso a la playa se realiza por unas pasarelas de madera. Estas pasarelas son parte de las acciones del Proyecto de Protección del Sistema Dunar de Laga realizado en el año 2000 para proteger las dunas del trasiego de la gente.

Este sistema dunar se forma gracias, precisamente, a la ubicación encajada de Laga. Las dunas se forman a partir de la arena procedente de la plataforma marina que es depositada por el oleaje y las corrientes de marea en la zona intermareal de la playa (la parte de la playa que se cubre y descubre de agua según las mareas). Durante los períodos más cálidos y menos lluviosos, esta arena se seca y es transportada por los vientosa la zona supramareal de la playa (la parte que nunca se moja por el agua de mar). Una vez allí, y gracias a la disminución de la fuerza del viento, la vegetación de las dunas hace que la arena se acumule y las dunas poco a poco crezcan y se desarrollen. Durante mucho tiempo, la presión turística sobre la playa, que conlleva el pisoteo y la destrucción de la vegetación del sistema dunar, y la construcción de varios equipamientos sobre las dunas, han supuesto la degradación de este sistema.

Destaca también en el paisaje de Laga la popularmente roca conocida como “La Roca del Amor”, situada, solitariamente, en la mitad del arenal. Con un color diferente al resto, algo verdoso, nos sugiere que tiene una procedencia distinta. Se trata de una roca subvolcánica del Triásico (hace 300 millones de años). ¿Quieres saber más?